Cómo mejorar rápidamente tus finanzas personales — La guía definitiva(2019)

Palabras claves:finanzas personales

finanzas personales-1.jpg

Lo común es que la mayoría de las personas tengan problemas financieros durante toda su vida y más aún, que los sufran porque no tienen ningún orden en sus finanzas y no porque ganen poco dinero.

 

Hoy me gustaría compartir contigo una guía corta, cuyo objetivo es ayudarte a mejorar tu vida financiera poco a poco y poner en orden tus finanzas personales. Sólo son seis pasos, sin embargo, estos te ayudarán alcanzar tus metas financieras.

 

Ahora, antes de comenzar, es importante aclarar que esta guía no te harán millonario de la noche a la mañana" y que solo funcionará si vas a ser disciplinado, constante, vas a poner mucho esfuerzo y a trabajar con determinación. Espero que encuentres útiles estos pasos y te animes a aplicarlos, valdrá la pena.

 

Mejora tus finanzas.

1. Analiza cuidadosamente tu flujo de caja (Cashflow).

Lo primero es realizar un análisis de tu situación financiera para conocer en detalle la manera como usas tu dinero. Para este punto, debes responder las siguientes preguntas:

 

· ¿De dónde obtengo mis ingresos?

· ¿Con cuántas fuentes de ingresos cuento?

· ¿En qué gasto mi dinero?

· ¿Qué porcentaje de mis ingresos destino para el ahorro y la inversión?

· Si pierdo mi/mis fuentes de ingresos, ¿Por cuánto tiempo puedo sobrevivir sin endeudarme?

· ¿Qué porcentaje de mis ingresos dependen 100% de mi esfuerzo físico o mental?

 

2. Ponle orden a tu información financiera.

Una vez conocemos nuestras finanzas, es hora de ponerlas en orden. Por eso es necesario  identificar todas nuestras fuentes de ingresos, así como los egresos.

Lo que vamos a hacer es organizar la información de tal manera que podamos mantener nuestras finanzas bajo control.

 

Puedes usar herramientas tales como:

· Plantillas.

· Hojas de cálculo.

· Softwares apropiados, como los de contabilidad.

· Aplicaciones móviles o Apps.

· Estadística.

· Herramientas de computación en la nube (cloud computing).

· 

Es importante que nuestra información financiera esté en orden y mantenerla bajo control. Puedes usar el sistema, método o la herramienta que te funcione mejor, incluso puedes mantener el control con lápiz y papel.

 

3. Optimiza tus egresos.

En este punto, seguramente ya debes tener algún orden en tus finanzas. Ahora, chequea tu información financiera e identifica todos aquellos gastos innecesarios que puedes eliminar, sin embargo, no olvides que minimizar gastos a costa de tu calidad de vida no vale la pena, a menos que sean por corto tiempo y que formen parte de un plan a largo plazo. De seguro tienes varios gastos que puedes reducir, así que búscalos y elimínalos.

 

4. Elabora proyecciones financieras y presupuestos.

Los presupuestos son proyecciones financieras que te ayudan a usar eficientemente el dinero. Ten por seguro que si organizas la forma en que usarás tus recursos financieros, el dinero te va a rendir más.

 

Adicionalmente, es muy importante que elabores proyecciones financieras antes de realizar inversiones importantes y/o a solicitar créditos, de otro modo puedes terminar adquiriendo deudas cuyos intereses podrían salirse de tus manos en el futuro.

 

Elaborar presupuestos es fácil, cumplirlos, por otro, lado es una tarea difícil (Pero necesaria). Con una corta búsqueda en Google puedes encontrar varias plantillas y/o aplicaciones para elaborar presupuestos fácilmente, pero recuerda que lo más importante es ser disciplinado y cumplir con el presupuesto.

 

 

5. Aumenta tus ingresos.

Conseguir nuevas fuentes de ingresos suena complejo, pero es crucial para iniciar tu crecimiento financiero y de seguro que usando tu creatividad, puedes arreglártelas para generar ingresos adicionales.

 

Para incrementar tus ingresos puedes iniciar un negocio, arrendar ya sean tus máquinas o tus propiedades, invertir en mercados financieros u ofrecer servicios como FreeLancer en tu tiempo libre y estos son sólo algunos ejemplos. Sólo debes animarte a probar diferentes opciones y encontrar la apropiada para ti.

 

6. Ahorra.

Algo muy interesante es que si reduces tus gastos y aumentas tus ingresos, te va a “sobrar” dinero. Ahora, no corras a gastarlo (por favor), ya que es necesario que ahorres para construir un capital de inversión y luego adquirir activos; estos van a generar ingresos que no dependan 100% de ti. Pon a trabajar a tu dinero; mientras más trabaje tu dinero, menos tendrás que esforzarte tú.

 

7. Invierte.

Invertir es emocionante y te brinda muchas oportunidades para mejorar tus finanzas, eso sí, debes estar dispuesto a aprender si quieres ser capaz de obtener resultados constantes y sostenibles. Si realizas una inversión sin conocimiento ni experiencia, lo que estarás haciendo es apostar.

 

Mientras mayor sea tu inversión, mayores serán tus ingresos, que además podrás re-invertir. Es una especie de ciclo en que tú eres quien fija el límite, pero recuerda también invertir en cosas que incrementen tu felicidad, tu calidad de vida e incluso que mejore la vida de los demás. No es recomendable realizar un gran sacrificio por tener mucho dinero, al menos no por un tiempo prolongado.

 

31 días para mejorar tus finanzas.

A continuación conseguirás un resumen de lo que debes hacer durante el primer mes, con enlaces para cada uno de los días. Si te preocupan tus finanzas o con frecuencia sientes una ligera (o gran) culpa al gastar tu dinero, verás que este plan te resultará de gran utilidad.

 

Puedes descargar este contenido en PDF, con una hoja de cálculo incluida para que lleves tus cuentas.

 

Comencemos.

Primera etapa: Determina tanto tus Objetivos como tus Valores

Día 1 –  Identifica tus cinco valores básicos.
Día 2 – Define tus Objetivos a partir de tus Valores.
Día 3 – Crea un plan detallado para cumplir cada uno de tus Objetivos.

 

El reto principal al que mucha gente enfrenta con sus finanzas, es que ven el dinero como algo que está aparte del resto de su vida. El dinero no es un antagonista, ni tampoco un enemigo que te impide alcanzar tus metas. Por el contrario, el dinero es tan solo una herramienta, y cuando lo utilizas sin saber, es como intentar utilizar una gran espada sin entrenamiento previo, es algo peligroso y difícil de realizar.

 

Para aprender a usar el dinero como una herramienta e integrarlo en tu vida debes en un principio determinar qué es exactamente lo que deseas construir con este. Sin valores, metas ni planes, el dinero es como hacer ruido con un martillo sin llegar a crear algo. Así pues, esta primera etapa es crucial: ¿qué es lo que consideras más importante para ti?, y ¿qué se necesita para mantener estos valores?

 

Segunda etapa: Evalúa tu situación.

Día 4 – Responde: ¿Cuánto dinero gané el año anterior?
Día 5 – Responde: ¿Cuántas horas trabajé el año anterior?
Día 6 – Calcula cuanto ganas por hora

 

Una vez definidas las cosas principales en tu vida, debes determinar lo que tienes que hacer para conseguirlo. ¿Cuánto consigues?, y ¿cuánto tiempo se te va para conseguirlo? Podría parecer una pregunta sencilla de responder, pero no lo es. ¿Cuánto porcentaje de tus ingresos debes gastar para mantener tu puesto de trabajo? Incluye gastos de tu transporte, desarrollo profesional, zapatos, ropa, etc. Además responde, ¿cuánto tiempo terminas dedicando en hacer cosas de tu trabajo?, cosas tales como desplazarte a tu sitio de trabajo, regresar a tu casa, asistir a conferencias y seminarios entre otras.

 

Cuando consideras lo anterior, puedes sorprenderte por el tiempo que terminas dedicando al trabajo cada semana, además de lo poco que estás ganando en realidad. Esto se resume en un concepto que usaremos todo el mes: tu verdadero salario por hora. ¿Cuánto estás ganando realmente por hora de trabajo? Esta cifra difiere de lo que estés pensando, y es tan impactante que podría cambiar el rumbo de tu vida.

 

Tercera etapa: Crea tu presupuesto de vida, no sigas la receta de otros.

Día 7 – Esfuérzate para alcanzar tus sueños.
Día 8 – Desglosa uno a uno tus gastos.
Día 9 – Elimina gastos innecesarios.
Día 10 – Ajusta tus gastos a tu panorama completo.
Día 11 – Reparte lo sobrante y termina tu “presupuesto de tiempo”.
Día 12 – Crea un presupuesto que sea flexible y que refleje tu realidad.

 

Ahora que has calculado cuanto ganas en realidad, puedes comenzar a planificar cómo vas a utilizar tu dinero en una forma acorde a tus objetivos. No se trata de escribir o imprimir unas cuantas hojas para luego definir tu vida según los valores de otros; se trata de decidir cómo gastar tu dinero, acorde a tus propios vales y comenzar a trabajar desde allí.

 

Es ligeramente injusto referirse a este proceso como “presupuestar”, porque presupuestar puede llevar consigo algunas connotaciones negativas, y podría terminar siendo como ponerse un traje que no se ajusta bien a ti. Pero si lo haces bien, presupuestar termina siendo más parecido a ir a un sastre, que crea un traje que se adapta a ti. Vamos a establecer un presupuesto personalizado, adaptado a tu vida y que tenga tus valores y tus metas como base. No hablamos de restringir tus gastos a tan sólo 20€ al mes para cenar fuera de casa; lo que haremos será crear una estructura basada en tus prioridades, porque eres quien puede ver cómo esa estructura está relacionada con tus sueños.

 

Cuarta etapa: Examina, paso a paso, tu vida.

Día 13 – Primero paga por tus sueños.
Día 14 – Sal de tus deudas (De manera lenta, pero segura).
Día 15 – No consumas todo el presupuesto y guarda un “Fondo para Emergencias”.
Día 16 – Evalúa tus gastos. Parte 1: Seguros para tu auto y tu Hogar.
Día 17 – Evalúa tus gastos. Parte 2: La electricidad.
Día 18 – Evalúa tus gastos. Parte 3: El Coche.
Día 19 – Evalúa tus gastos. Parte 4: La comida.
Día 20 – Evalúa tus gastos. Parte 5: Los seguros de vida, para ti y tu familia.
Día 21 – Evalúa tus gastos. Parte 6: La vivienda.
Día 22 – Evalúa tus gastos. Parte 7: Las mensualidades de los servicios y contratos.
Día 23 – Evalúa tus gastos. Parte 8: Las tasas y las comisiones bancarias.
Día 24 – Evalúa tus gastos. Parte 9: Aficiones y entretenimiento.
Día 25 – Evalúa tus gastos. Parte 10: Las tarjetas de Crédito.

 

Una vez que hayas delimitado tu presupuesto base, vale la pena que dediques un tiempo a evaluar cuidadosamente cada uno de los gastos y decidas de manera concienzuda cuáles puedes recortar. ¿Acaso tu factura de luz es elevada? Puedes implementar estrategias para reducirla. ¿Ya no quieres pagar la factura del seguro de vida? Quizás no lo necesites, o puedes conseguir algo que sea más accesible. ¿Te frustran las elevadas comisiones que te cobran tus bancos? Mira cuánto te quitan y haz algo al respecto. ¿La deuda en tu tarjeta de crédito te está comiendo vivo? Hay maneras de reducirlas.

 

Vamos a verlo como una metáfora, estamos buscando formas de reducir la mala hierba (que son las cosas que te hacen sentir remordimiento cuando las miras) para que las flores (que son tus valores, objetivos y sueños) tengan espacio para crecer. No elimines tu café diario si es lo que más disfrutas, sólo tienes que escoger cosas prescindibles o que puedes reducir sin que te cause mucho pesar, así tendrás más capital para ir tras tus sueños.

 

Quinta Etapa: Prepara tu ambiente para tener éxito toda la vida.

Día 26 – Afina los detalles de tu presupuesto.
Día 27 – Anota y guarda la información sobre todas tus finanzas.
Día 28 – Prepárate para lo inevitable.
Día 29 – Comienza a pagar usando efectivo.
Día 30 – Vive de la manera en que lo deseas.
Día 31 – Continua a.

 

Ahora que ya cuentas con el paquete completo, existen algunos métodos básicos para que mantengas el impulso. ¿Qué harás con la hierba que has recortado? ¿Cómo puedes hacer un seguimiento de tus finanzas para que no sean confusas e incomprensibles? ¿Cómo previenes el endeudarte con préstamos una y otra vez? ¿Cómo puedes hacer para que todo siga bien?

Siguiendo este plan, y con estos principios en tu mente, podrás alcanzar tus sueños fácilmente. Todo depende de ti, y sólo te tomará una hora al día en asegurarte que todo esto funcione.


hotb autor2.jpgSobre el autor 

  Juan Carlos Padilla, Se ha dedicado al periodismo y al análisis economico desde 1998. Actualmente es director general editorial de Hotb.